MORDISCO

1 sept. 2016

Restaurante mordisco barcelona
Restaurante mordisco barcelona
Restaurante mordisco barcelona
Restaurante mordisco barcelona
Restaurante mordisco barcelona
Restaurante mordisco barcelona
Restaurante mordisco barcelona
Restaurante mordisco barcelona
Restaurante mordisco barcelona
Restaurante mordisco barcelona

En la entrada de hoy y aprovechando estas fotos que tomamos en el restaurante Mordisco durante nuestra escapada a Barcelona, quería hablaros de uno de los temas que a mi me trae de cabeza a la hora de comer fuera de casa. Porque sí, sé que resulta inevitable que se nos vayan los ojos a la zona de la carta en la que pone "hamburguesa americana" o "pizza cuatro quesos", pero sabéis igual que yo que este par de opciones no se encuentran entre las alternativas más saludables, ¿verdad? Es entonces cuando nuestra mente reflexiona y decide (solo a veces) que recorramos la carta en busca de platos más ligeros y así evitar esa sensación de "vaya crimen acabo de cometer" después de engullir cualquiera de los dos anteriores. Así, el top de nuestra lista suele ir encabezado por los vegetales y las ensaladas, plato saludable donde los haya, pero ojo, que en el caso de estas últimas una inocente y cándida ensalada puede esconder detrás infinidad de grasas saturadas y pocos, poquísimos nutrientes. 
Dicho esto y aunque pueda parecer que me contradigo, quizás vivamos demasiado obsesionados con las calorías, ¿no os parece? Cuando estamos en el super leemos calorías y en el gym solo vemos los numeritos que nos chivan cuantas calorías hemos "quemado".
Pero el contenido calórico de un alimento no dice absolutamente nada acerca de su valor nutricional. Y me explico: el aspecto más importante a la hora de preparar o escoger una comida es determinar si estamos incorporando o no los nutrientes suficientes y no tanto si es más o menos calórica. Por ejemplo y volviendo al tema de las ensaladas, si nos hacemos una solo de lechuga tendrá muy pocas calorías, si, pero también muy pocos nutrientes. En cambio, si le añadimos algunas nueces, brócoli, espinacas, pimiento, zanahoria... (que no pollo rebozado, bacon, queso parmesano y salsa César) su contenido calórico será mucho mayor pero también su aporte nutritivo: Vitaminas A, D, hierro, proteínas vegetales, ácidos grasos saludables...
Una excelente opción es agregar también una fuente de proteína magra, como el pollo (a la plancha), el atún, el salmón, el pavo, el huevo... pero es fundamental evitar los fritos, los rebozados y los aderezos cremosos, que no harán otra cosa más que arruinar nuestra alternativa saludable al "crimen de la hamburguesa".
¿Mi opción en Mordisco?
Una ensalada de espinacas, pavo, manzana y nueces, un salteado de verduras a la brasa y unos espaguetis de quinoa con setas y huevo poché que me supieron a gloria (bueno, y la cheesecake de postre pues también... jajajaja)



Seguir a Ponte unos tacones en TwitterSeguir a Ponte unos tacones en Facebook Seguir a Ponte unos tacones en Facebook Seguir a Ponte unos tacones en Instagram Seguir a Ponte unos tacones en Google+ Seguir a Ponte unos tacones en Bloglovin